Israel hizo el mayor simulacro de su historia