Israel: Netanyahu consigue formar gobierno por solo un voto a favor

El primer ministro obtuvo hoy un estrecho margen victorioso en el Parlamento para formar su cuarto gobierno; obtuvo 61 votos de 120, lo cual lo deja a merced de cualquier deserción
(0)
15 de mayo de 2015  • 17:37

JERUSALEN.- El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, obtuvo hoy un estrecho margen victorioso en el Parlamento para formar su cuarto gobierno, cuando terminó imponiéndose por solamente un voto de confianza.

"He aquí los resultados: a favor, 61 votos; en contra 59. Declaro que el gobierno obtuvo la confianza de la Knesset. Felicitaciones", declaró el presidente del Parlamento, Yuli Edelstein.

El nuevo gobierno, cuyo centro de gravedad se ha desplazado aún más a la derecha que el anterior, sólo dispone de una mayoría de 61 votos sobre 120, lo cual deja a Netanyahu a merced de cualquier deserción.

La ceremonia tensa, comenzó con la expulsión de tres diputados arabo-israelíes, que criticaron verbalmente al primer ministro mientras otros diputados de la oposición estallaban de risa al escuchar a Netanyahu decir en la apertura de la sesión: "preservaremos nuestra seguridad y haremos todo lo posible a favor de la paz".

La comunidad internacional tendrá en lo sucesivo que vérselas con un gobierno (uno de los ubicados más a la derecha en la historia de Israel) que hace guiños a los nacionalistas, los ultraortodoxos, los partidarios de la colonización y a los opositores a la creación de un Estado palestino independiente, en un contexto de fuertes tensiones regionales a causa del conflicto persistente con los palestinos.

El nuevo gobierno, cuyo centro de gravedad se ha desplazado aún más a la derecha que el anterior, sólo dispone de una mayoría de 61 votos sobre 120, lo cual deja a Netanyahu a merced de cualquier deserción.

Suspenso en la votación

El suspenso se había incrementado en la jornada con la hospitalización de un diputado de la mayoría, Ayub Kara, lo que ponía en duda su presencia decisiva durante la votación. Kara es druso, y hace algunos días dijo que a su juicio era "impensable" que no hubiera ningún representante de su comunidad en el gabinete. "Si no soy ministro habrá sorpresas", indicó.

Las negociaciones para formar una coalición han sido tan duras que Netanyahu tuvo que ceder más ministerios de lo previsto a los socios de su partido, el derechista Likud. El primer ministro logró que el parlamento adoptara una ley que le permite nombrar a más ministros que antes.

Pero, según la prensa, unos 15 diputados del Likud siguieron peleando por la docena de ministerios reservados al partido (incluidos los de Netanyahu) hasta conocerse la lista de nominados, tras las negociaciones con sus aliados de la coalición: el partido ultraderechista Hogar Judío, dos partidos ultraortodoxos, Judaísmo Unido de la Torá y Shas, y Kulanu, un partido de centroderecha.

Dos miembros del Likud conservarán sus ministerios: el titular de Defensa, Moshe Yaalon, y el de Transportes, Israel Katz, que también se encargará de la cartera de Inteligencia, según anunció el partido. Yuval Steinitz, ex ministro de esa cartera clave en el gobierno, pasaría por su parte a ocupar el ministerio de Energía, pero con control director del tema de la energía nuclear iraní, uno de los asuntos más importantes de la política exterior israelí.

El propio Netanyahu se reservó la cartera de Relaciones Exteriores, Comunicaciones, Salud y Desarrollo regional, por lo que su formación contará con una buena docena más de secretarios de Estado.

Presión internacional

La probable próxima coalición gubernamental considera la paz con los palestinos como uno de sus mayores objetivos, según el texto que publicó el miércoles con sus líneas directrices.

El texto no menciona, sin embargo, la creación de un Estado palestino independiente, aunque esa iniciativa está en el centro de todos los proyectos elaborados por la comunidad internacional para zanjar un conflicto de varias décadas.

Netanyahu había descartado la creación de un Estado palestino durante la campaña de las legislativas del 17 de marzo, aunque se retractó poco después.

En ese contexto, el Vaticano usó, por primera vez el miércoles, las palabras "Estado de Palestina" en un documento oficial, un paso que los analistas interpretan como una señal de la creciente presión internacional, especialmente de Europa, sobre el nuevo gobierno israelí.

Es jueves, el presidente estadounidense Barack Obama reiteró en una conferencia de prensa desde Camp David que su país sigue creyendo que "una solución de dos Estados es absolutamente vital, no solamente para la paz entre israelíes y palestinos, sino para la seguridad a largo plazo de Israel".

"Sé que se ha formado un gobierno que incluye algunos miembros que no necesariamente creen en esta premisa, pero esta continúa siendo mi premisa", declaró Obama.

Agencias AFP y EFE

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.