Israel quiere evitar los rumores