Israel reanudó sus bombardeos en Gaza

Atacó las instalaciones de la policía palestina e ingresó en poblados en busca de activistas; hubo dos muertos en Cisjordania Las operaciones destruyeron un complejo policial y dejaron 20 heridos Militantes palestinos chocaron con las fuerzas de Arafat durante un funeral
(0)
8 de diciembre de 2001  

GAZA.- Tras dos días de pausa, Israel reanudó ayer sus acciones militares contra blancos de la seguridad palestina, lanzando en la madrugada un ataque aéreo contra un complejo policial que dejó 20 heridos, horas antes de que se realizara una reunión entre funcionarios de seguridad de ambas partes. Además, dos palestinos fueron abatidos a balazos por tropas israelíes en Cisjordania.

Israel puso fin a una pausa de dos días en sus operaciones militares, que los funcionarios dijeron tenía como objetivo dar a Arafat la oportunidad de ampliar su represión a los militantes islámicos, cuando ayer cazabombarderos israelíes F-16 lanzaron dos bombas pesadas contra instalaciones de la policía palestina, al sur de Gaza. Al menos 20 palestinos, incluidos dos civiles, resultaron heridos y decenas sufrieron conmociones.

Un vocero militar israelí informó que en esas dependencias, que fueron completamente destruidas, se fabricaban proyectiles de morteros, aunque, según la Autoridad Nacional Palestina (ANP), se trataba de un campo de entrenamiento.

Además, fuerzas israelíes penetraron en la zona de Abasan y fuerzas de elite entraron en varias aldeas del distrito cisjordano de Jenín para detener a activistas palestinos.

Por otro lado, dos palestinos murieron por los disparos de soldados israelíes a últimas horas de la tarde de ayer en el norte de Cisjordania, informó la radio estatal de Israel.

Por otra parte, en Gaza, unos 2000 militantes islámicos atacaron ayer a agentes de la ANP, tras los funerales de Ahmed Akram Silmi, un joven muerto el jueves luego de haber sido baleado por la policía palestina en una manifestación frente a la residencia del mentor espiritual de Hamas, Ahmed Yassin, que se encuentra bajo arresto domiciliario.

Pese a la violencia, el enviado norteamericano, Anthony Zinni, concertó una reunión entre altos funcionarios de seguridad israelíes y palestinos para paliar la crisis desatada por los bombardeos suicidas del fin de semana último en Jerusalén y Haifa.

Un funcionario israelí dijo que las conversaciones fueron "bastante arduas" y que incluyeron la exigencia de Israel de que el líder palestino, Yasser Arafat, librara una lucha más efectiva contra los terroristas y que detuviera a los autores materiales e intelectuales de últimos atentados antiisraelíes.

En tanto, los representantes de la ANP exigieron que los israelíes levantaran las medidas opresivas que impusieron a los palestinos de Cisjordania y Gaza. La reunión no resultó en ningún acuerdo y se pactó otra reunión para la semana próxima.

Detenciones

Por otro lado, las fuerzas de Arafat dijeron que han arrestado a 180 militantes desde que atacantes suicidas hicieron detonar bombas en Jerusalén y Haifa el fin de semana pasado. Pero Israel califica esas medidas de insuficientes y afirma que la policía sólo ha detenido a individuos de menor rango y ha dejado en libertad a los autores intelectuales de los ataques.

Arafat se defendió afirmando en una entrevista con un canal televisivo israelí que su policía había arrestado a 17 de las 33 personas más buscadas que aparecían en una lista proporcionada por Zinni. El presidente palestino también afirmó que estaba dispuesto a "tender su mano" a Israel para conseguir la paz. "Estoy dispuesto a poner en práctica todos los acuerdos" concluidos con Israel, añadió.

La oficina del primer ministro de Israel, Ariel Sharon, reaccionó indignada ante esta entrevista con Arafat en una horario de máxima audiencia.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.