Israel rechazó el acuerdo de las potencias con Irán: "Es un error histórico"

Para Netanyahu, el mundo se convirtió hoy "en un lugar mucho más peligroso" porque Teherán está más cerca de producir un arma nuclear; cautela internacional
(0)
24 de noviembre de 2013  • 19:25

El gobierno israelí rechazó con contundencia al calificar de "error histórico" al acuerdo que seis potencias alcanzaron esta madrugada con Irán, por el que se congelarán todas las actividades atómicas de Teherán durante seis meses.

"Lo que se ha acordado en Ginebra no es un acuerdo histórico sino un error histórico", expresó el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu , al rechazar la ola internacional de felicitaciones a los negociadores del grupo 5+1 (Estados Unidos, Rusia, China, Alemania, Gran Bretaña y Francia).

Para Netanyahu, que desde hace años está embarcado en una cruzada casi mesiánica contra el programa nuclear iraní, el mundo se ha convertido hoy "en un lugar mucho más peligroso porque el régimen más peligroso del mundo ha dado un paso significativo para conseguir el arma más peligrosa del mundo".

En su habitual intervención pública antes de los debates a puerta cerrada del Consejo de Ministros, el premier consideró que los términos del acuerdo alcanzado significan que, "por primera vez", la comunidad internacional "ha aceptado el enriquecimiento de uranio por Irán".

Con ello, se quejó el jefe del Gobierno israelí, las potencias "han ignorado las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU que ellas mismas encabezan".

"Las sanciones, que tantos años han requerido, contienen la mejor de las posibilidades para una solución negociada. Estas sanciones han sido canjeadas por concesiones cosméticas por parte de Irán que pueden ser canceladas en cuestión de semanas", agregó.

Israel no se ha visto sorprendido por el acuerdo de Ginebra, pero sí defraudado por el que Irán no se vea obligado a desmantelar sus instalaciones para el enriquecimiento de uranio y a que pueda seguir manteniendo en su territorio el material enriquecido hasta el 5%.

Advertencia

Para Netanyahu, estas concesiones "ponen en peligro a muchos países, y entre ellos a Israel" por lo que su gobierno no se verá "comprometido" con los términos del acuerdo.

"El régimen iraní está comprometido con la destrucción de Israel, e Israel tiene el derecho y la obligación de defenderse a sí mismo, y por si mismo, contra cualquier amenaza", explicó antes de aclarar: "Israel no permitirá que Irán desarrolle armas nucleares".

El año pasado Israel parecía decidido a realizar una operación militar contra las instalaciones nucleares de Irán, que Washington frenó mediante una gran presión diplomática y revelando algunos detalles muy confidenciales de las limitaciones de su capacidad militar.

Por su parte, el presidente israelí, Shimon Peres, subrayó que el acuerdo firmado es un "acuerdo temporal". "El éxito o el fracaso de este acuerdo será juzgado en base a los resultados y no en base a las palabras", afirmó en un comunicado.

"Existe una posibilidad de resolver la cuestión de manera diplomática", indicó el presidente israelí, un poco más optimista, y destacó que la "comunidad internacional no tolerará un Irán nuclear". "Si la vía diplomática fracasa, la opción nuclear se bloqueará por otras vías", advirtió.

Llamado

El presidente estadounidense, Barack, Obama llamó esta tarde a Netanyahu para discutir sobre el acuerdo con Irán, informó la Casa Blanca.

"El presidente dijo al primer ministro que quiere que Estados Unidos e Israel comiencen consultas inmediatamente sobre nuestros esfuerzos para negociar una solución global" sobre el programa nuclear iraní, dijo a la prensa Josh Earnest, vocero alterno de la Casa Blanca.

"Los dos líderes reafirmaron su objetivo compartido de impedir que Irán se haga con el arma nuclear", agregó Earnest a la prensa a bordo del Air Force One, el avión presidencial estadounidense que llevaba a Obama hacia la Costa Oeste de Estados Unidos.

Obama expresó que el grupo 5+1 buscará una "solución definitiva, pacífica y global que tenga en cuenta las observaciones de la comunidad internacional al programa nuclear de irán", indicó Earnest.

"La paz es inevitable"

"Lo que se ha conseguido en Ginebra es un mensaje importante para Israel, y es el de que debe comenzar a hacerse a la idea de que la paz en Oriente Medio es inevitable", dijo, en tanto, el asesor del presidente palestino Mahmoud Abbas, Nabil Abu Rudaine.

"El acuerdo de Ginebra prueba que la paz nunca puede conseguirse sin justicia. La paz no puede conseguirse ni con armas nucleares ni mediante la ocupación", destacó.

"Israel es más seguro que ayer"

Interesado en mantener la cercanía con Israel, el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, envió un mensaje de tranquilidad a Netanyahu.

"Israel está amenazado por lo que ha estado sucediendo en Irán, pero creo que a partir de este día y en los próximos seis meses Israel es de hecho más segura de lo que era ayer", afirmó el secretario de Estado en la cadena de noticias estadounidense CNN.

Kerry insistió en que los términos del texto rubricado esta madrugada en Ginebra por los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU (Estados Unidos, Reino Unido, Francia, China y Rusia) más Alemania han parado el desarrollo del plan nuclear iraní, por primera vez en una década, lo que ha de ser beneficioso para Israel.

Cautela

Mientras tanto, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama , celebró el acuerdo, aunque con extrema cautela, al señalar que se trata solo de un "primer paso".

En una rueda de prensa en la Casa Blanca, Obama advirtió que si Irán no respeta los términos pactados, el alivio de las sanciones concedido, se convertirá en más presión y ahogo a la economía iraní. Asimismo, dijo entender el escepticismo de Israel y los aliados de Estados Unidos en el Golfo ante el acuerdo.

"Hoy, Estados Unidos con sus aliados más cercanos ha dado un importante primer paso hacia una solución ante nuestra preocupación por el programa nuclear de la República Islámica de Irán", declaró Obama.

"Por primera vez en casi una década hemos parado los progresos del programa nuclear iraní y partes muy importantes del programa serán anuladas", agregó.

En la misma línea, el presidente ruso Vladimir Putin declaró hoy: "Se ha efectuado un avance, pero solo el primero en un largo y difícil camino"

"En cooperación con nuestros socios, nosotros estamos dispuestos a continuar buscando con paciencia una solución mutuamente aceptable que garantice el derecho inalienable de Irán a desarrollar un programa nuclear pacífico bajo el control del OIEA (Organismo Internacional de Energía Atómica), y la seguridad de todos los países de Medio Oriente, incluyendo a Israel", agregó.

"El OIEA da la bienvenida al acuerdo alcanzado en Ginebra, que es otro importante paso adelante tras el acuerdo alcanzado entre el Organismo e Irán el 11 de noviembre en Teherán", aseguró el director general de la agencia nuclear de la ONU, el japonés Yukiya Amano.

"Con el visto bueno de la Junta de Gobernadores del OIEA, el Organismo está preparado para cumplir con su papel en la verificación de la aplicación de las medidas nucleares relacionadas", agregó Amano en un comunicado.

Finalmente, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, consideró que el acuerdo "podría ser el comienzo de un acuerdo histórico para los pueblos y naciones del Medio Oriente y más allá de esa región".

En Irán

Los dirigentes de Irán consideraron que el acuerdo supone un reconocimiento del mundo a su derecho a enriquecer uranio y un alivio inmediato de las sanciones que asfixian su economía.

"El logro central es que los derechos a enriquecer en suelo iraní han sido reconocidos por las naciones. Esto ha sido explícitamente estipulado por este acuerdo", manifestó el presidente iraní, Hassan Rohani , en una rueda de prensa esta mañana, en la que prometió a sus ciudadanos que "el enriquecimiento continuará como en el pasado".

El texto, en realidad, no reconoce explícitamente el derecho a enriquecer uranio, aunque sí a desarrollar "la energía nuclear con fines pacíficos" y en conformidad con el Tratado de No Proliferación, del que Teherán es firmante.

La rápida felicitación del líder supremo de la República Islámica, el ayatolá Ali Khamenei, que dio su bendición al acuerdo públicamente esta mañana, podría poner coto a las críticas que pudieran tener los sectores más conservadores en Irán, contrarios a cualquier pacto con Occidente y sobre todo con Estados Unidos.

El acuerdo

El texto de Ginebra compromete a las naciones a no imponer nuevas sanciones a Irán, permitir las ventas de crudo a los clientes actuales al nivel actual y repatriar más de 4000 millones de dólares obtenidos de la venta de petróleo que están congelados en cuentas extranjeras.

También se levantan las sanciones sobre las exportaciones de productos petroquímicos, oro, metales preciosos y la industria automovilística, y se permite la importación de repuestos de aviación.

Además, se abre un "canal humanitario" para la entrada de alimentos, productos agrícolas, medicinas, equipos médicos y para el pago de estudios en el extranjero.

Estos cambios darán un respiro a la deteriorada economía del país, que sufre una inflación del 40%, un desempleo superior al 20% y tiene al sector privado funcionando a la mitad de su potencial.

Agencias EFE y AFP

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.