Italia apunta a Libia para profundizar su política antimigrantes

Salvini, a bordo de una nave militar italiana en una base de Trípoli
Salvini, a bordo de una nave militar italiana en una base de Trípoli Crédito: M.B. Khalif/AP
En un viaje relámpago, Salvini, el nuevo hombre fuerte del gobierno, propuso construir centros en el norte de África para evitar nuevo cruces; lanzó duras críticas a Francia
Elisabetta Piqué
(0)
26 de junio de 2018  

ROMA.- En medio de una Europa dividida sobre la explosiva crisis migratoria, exacerbada por el rechazo de Italia a abrirle los puertos a naves que salvan a los inmigrantes, el ministro del Interior y vicepremier, Matteo Salvini, hizo ayer un viaje relámpago a Libia para tratar justamente el tema y lanzar una propuesta: construir centros de recepción e identificación de inmigrantes en el norte de África "para ayudar a bloquear la inmigración" que están "padeciendo los dos países".

Libia, un país aún en caos desde el fin del régimen de Muammar Khadafy, es el principal país de salida de migrantes y es famoso por haber montado centros de detención parecidos a campos de concentración. Salvini, que dijo haber tenido gran sintonía con su par libio, Abdulsalam Ashour, no se mostró preocupado.

"He visitado un centro de recepción de migrantes en construcción, que es un centro de vanguardia que podrá hospedar mil personas. Esto para desmontar la retórica en base a la cual en Libia se tortura y no se respetan los derechos humanos", señaló Salvini.

Salvini, que se convirtió en el primer miembro del nuevo gobierno populista italiano liderado por Giuseppe Conte que pone pie en Libia, un país crucial para las rutas de quien quiere partir hacia Europa, también prometió ayuda.

"Libia representa una oportunidad de desarrollo. Estaremos cerca de las autoridades libias también con los necesarios respaldos económicos y técnicos para garantizar juntos la seguridad en el Mediterráneo y para reforzar la cooperación en temas de seguridad", indicó.

Si bien el vicepremier libio, Ahmed Miitug, subrayó su interés en trabajar con el nuevo gobierno italiano, negó tajantemente la posibilidad de que se construya un "hotspot" (término con el que llaman en la Unión Europea los centros de identificación de inmigrantes) en su suelo. "Rechazamos categóricamente la propuesta que circuló en ámbitos europeos en ese sentido, porque no está permitido por la ley libia", dijo.

De hecho, Salvini precisó más tarde que los centros que propondrá a la Unión Europea construir serán en las "fronteras externas de Libia".

En una conferencia de prensa que brindó al regresar de allí, más allá del caos que reina en Europa, Salvini reivindicó su nueva política migratoria de puertos cerrados. "Italia volvió a ser protagonista, en 23 días con nosotros en el gobierno, Italia ha reconquistado orgullo y centralidad en Europa", se jactó.

Tras provocar una odisea a la nave Aquarius, que después de días a la espera recaló en Valencia con 600 desesperados, hizo lo mismo con la nave humanitaria Lifeline, que se encuentra ahora con 239 náufragos a bordo bloqueados. "La Lifeline se encuentra fuera de la ley, que la hospeden los franceses en Marsella", dijo Salvini, que volvió a atacar a las ONG que salvan a los inmigrantes. "Libia nos ha pedido que sigamos bloqueando el tráfico de seres humanos y ve en la ONG sujetos que, no sé si conscientemente o no, son cómplices", dijo.

Con su habitual retórica agresiva, también atacó al presidente francés, Emmanuel Macron, a la hora de mencionar las cuotas de migrantes que deben recibir los miembros de la UE. "Sobre la relocalización, la Hungría de Orban no cumple por 300 unidades, Francia del buen Macron, por 9000 unidades. Así que si Orban es malo, Macron es 15 veces más malo", disparó.

Avanza la Liga

Salvini, el nuevo hombre fuerte de Italia, habló así envalentonado también por el resultado de elecciones municipales parciales que volvieron a confirmar el auge de su partido de derecha. La Liga, en efecto, logró conquistar varios bastiones históricos de la centroizquierda, como lo eran ciudades "rojas" de la región de Toscana como Siena, Pisa y Massa, gobernadas por alcaldes del Partido Democrático desde hace más de 70 años.

Más rescates en el Mediterraneo

Los guardacostas españoles anunciaron haber rescatado ayer a 616 migrantes en una veintena de embarcaciones, en medio de una escalada de las llegadas irregulares por mar al país. En el Estrecho de Gibraltar, 377 personas fueron recuperadas de 18 embarcaciones. En paralelo, 236 migrantes fueron socorridos un poco más al este, en el Mar de Alborán.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.