Italia: un argentino salvó a un chico de 4 años que estaba cayendo de un balcón

Hospital Vizzolo Predabissi, de Milán
Hospital Vizzolo Predabissi, de Milán Crédito: Google Maps
Elisabetta Piqué
(0)
15 de septiembre de 2019  • 09:20

ROMA.- Ángel Micael Vargas Fernández, un argentino de 20 años que vive en Italia desde hace 12, se volvió un héroe nacional: salvó, atrapándolo en el aire, a un chico de 4 años que estaba cayendo de un balcón en Casalmaiocco, una pequeña localidad de 3000 habitantes en la provincia de Lodi, cerca de Milán, en el norte del país.

Todos los diarios se hicieron eco de esta noticia y destacaron el "heroico" gesto de Ángel, un joven que trabaja en una estación de servicio de día y de noche estudia informática, que aseguró que apenas se dio cuenta de que había alguien en peligro no dudó en salir corriendo a socorrerlo.

Todo sucedió ayer poco antes de las 9 de la mañana, cuando en la estación de servicio que justo queda frente al edificio teatro del drama se oyeron gritos. "Entonces vi al chico que estaba en la parte externa del balcón, en el segundo piso, agarrado de la baranda, que gritaba, aterrado", contó Ángel.

"Junto a un cliente corrí hasta debajo del balcón y me subí al techo de un furgón que estaba estacionado casi debajo del nene que colgaba del balcón. Quise trepar hasta el segundo piso para agarrarlo, pero ni bien subí al techo del furgón vi que sus manitos se soltaban y que se iba cayendo justo en el espacio que había entre donde estaba yo y otro auto estacionado. Entonces me tiré al aire", agregó.

Ángel logró así atrapar al vuelo al chico, identificado como Kevin, junto a quien cayó sobre el asfalto, suavizando con su cuerpo la caída del pequeño y, probablemente, salvándole la vida.

Enseguida llegó la Policía y una ambulancia llevó a los dos al hospital de Lodi. Salvo algunas contusiones y el susto, resultaron sin heridas de gravedad. Y volvieron a verse justamente en el hospital. "Nos saludamos, pero el chico estaba muy confundido y agitado: se asustó mucho, como yo. Sus padres me agradecieron mucho. Pero la verdad es que actué de instinto: nunca hubiera podido dejar que cayera sin intentar hacer algo", explicó el nuevo héroe. "Hice lo que hubiera hecho cualquiera, nunca pensé que me lastimaría o quién sabe qué", agregó.

"Mi hijo es un Ángel no sólo de nombre. Siempre lo supimos y ahora tuvimos una confirmación ulterior", comentó su papá, Miguel Ángel Vargas. "Yo siempre intenté inculcarle los valores católicos. Somos muy creyentes. De chico, en la Argentina, estuvo en un colegio de monjas, llegó a Italia hace 12 años y nunca se olvidó las enseñanzas sobre la ayuda al prójimo. Si lo llaman de noche amigos o conocidos que necesitan ayuda, él se levanta de la cama y se va. Es realmente un hijo muy especial", aseguró, orgulloso.

La foto de Ángel, con una gasa en el mentón, resabio de su abrupta caída al suelo, puede verse hoy en todos los medios italianos que destacaron el gesto que convirtió a este argentino en el "gasolinero del milagro".

Más allá del final feliz, la fiscalía de Lodi abrió una investigación contra los padres de Kevin, el chico salvado de una caída mortal, con la hipótesis de delito de abandono de menores. Al parecer el chico, que tiene un hermano de pocos meses, estaba solo en el departamento.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.