Italia buscará la expulsión de la inmigración ilegal

Será considerada un delito penal
(0)
11 de mayo de 2008  

ROMA.- Estrenado hace apenas unos días, el tercer gobierno de Silvio Berlusconi, de derecha, se apresta a endurecer como nunca la política inmigratoria de Italia. Su Ejecutivo está analizando la posibilidad de dar un giro radical en este sentido, hasta el punto de que en breve ser inmigrante clandestino en Italia pasará a ser un delito tipificado en el Código Penal, castigado con expulsión inmediata.

Con una mayoría absoluta en el Parlamento, un Ejecutivo compacto y "berlusconicéntrico" -en el que cuatro ministerios fueron concedidos a la ex secesionista y xenófoba Liga Norte, y otros cuatro a la ex fascista Alianza Nacional-, Berlusconi pretende aprobar cuanto antes un paquete de medidas de seguridad que apuntan a expulsar a miles de inmigrantes clandestinos, y evitar nuevos ingresos.

Tanto el Cavaliere como sus socios de derecha son conscientes de que si arrasaron en las urnas en las elecciones anticipadas del 13 y 14 de abril último es porque muchos coinciden con su idea de que hay que actuar con mano dura contra la inmigración clandestina, a la que suele considerarse culpable del aumento de la criminalidad. Y ahora, en plena luna de miel y con el buen tiempo en puerta -que significa llegada de oleadas de clandestinos a las costas del Sur-, no quieren defraudar a sus votantes.

No por nada, Roberto Maroni, el nuevo ministro del Interior, de la Liga Norte, ya está trabajando en un plan pensado no sólo en contra de los extracomunitarios, sino también contra los ilegales provenientes de la Unión Europea (UE). Uno de los objetivos, en efecto, es frenar la masiva entrada de rumanos, entre ellos miles de gitanos, que afectó a Italia desde que en 2007 Rumania ingresó en la UE.

La idea es exigir un nivel mínimo de ingresos antes de otorgar cualquier permiso de residencia, así como una vivienda regular, algo pensado justamente para poder expulsar a los nómadas gitanos, que viven en precarios carromatos o casillas.

Roberto Calderoli, nuevo ministro de Simplificación, de la Liga Norte, advirtió que los inmigrantes deben probar que perciben una renta lícita. "Hay que demostrar que una persona es honesta; si no, se expulsa", agregó.

Calderoli es famoso desde febrero de 2006, cuando siendo ministro de Reformas del anterior gobierno de Berlusconi se vio obligado a renunciar luego de presentarse en un programa de televisión, en plena crisis de las viñetas de Mahoma, luciendo una remera que reproducía la polémica caricatura. Su actitud desató violentas protestas contra el consulado italiano en Libia e incidentes en los que murieron 11 personas. Después de que Libia protestó hace unos días por la inclusión de Calderoli en el nuevo Ejecutivo, para evitar un incidente diplomático el liguista pidió anteayer disculpas "por una cosa del pasado".

Pero hay más en el paquete de medidas de seguridad que se vienen. En respuesta a recientes casos de violaciones y asesinatos cometidos por rumanos, también están analizando la posibilidad de expulsar a todos aquellos inmigrantes comunitarios que cometan delitos. Piensa, además, sumarse a la directiva comunitaria que permite, "por exigencias de orden público o de seguridad nacional", que un Estado pueda suspender temporalmente la libre circulación de ciudadanos de la UE reconocida en el Tratado de Schengen y llevar acabo controles en sus fronteras.

En el marco del paquete -que podría aprobarse la semana que viene en la primera reunión del consejo de ministros-, también se prevé un endurecimiento de las penas por delitos que se considera que desatan la alarma social.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.