Italia vuelve a entrar en recesión, un revés para el gobierno populista

Matteo Salvini, ministro del Interior y el hombre fuerte del gobierno populista italiano
Matteo Salvini, ministro del Interior y el hombre fuerte del gobierno populista italiano Fuente: Archivo
Elisabetta Piqué
(0)
31 de enero de 2019  • 12:44

ROMA.- No fue una sorpresa para nadie. Pero hoy el Instituto Nacional de Estadísticas (Istat, el Indec local) certificó que Italia se encuentra nuevamente en recesión después de la caída por segundo trimestre consecutivo de su Producto Bruto Interno (PBI), un claro revés para el gobierno populista.

El primer ministro, Giuseppe Conte, se había anticipado a la mala noticia ante empresarios, al adelantar anteayer que se esperaba una contracción de la economía –la tercera de la eurozona-, asegurando al mismo tiempo que Italia volverá a crecer en el segundo semestre del año. Le hizo eco el ministro de Economía, Giovanni Tria, que desde Washington invitó a "no dramatizar", culpando del frenazo a "factores externos".

Lo cierto es que el Istat indicó que en el cuarto trimestre del año el PBI cayó un 0,2%, luego de haberlo hecho ya un 0,1% en el tercer trimestre, el peor dato en cinco años. Una recesión técnica se define por dos trimestres consecutivos de caída del PBI. Italia ya vivió una dura recesión en 2012 y 2013 y desde 2014 crecía pero a un ritmo muy lento, imperceptible ante los bolsillos de la gente. En el conjunto de 2018, el crecimiento fue del 0,8%. Antes de la caída del PBI en el tercer trimestre del año pasado, la economía italiana llevaba 14 trimestres consecutivos de pequeñas alzas.

Para el gobierno populista italiano, formado por una alianza entre la xenófoba y ultraderechista Liga de Matteo Salvini y el antisistema Movimiento Cinco Estrellas (M5E) de Luigi Di Maio, los datos del Istat cayeron como un balde de agua helada. Lo dos vice primeros ministros se encuentran ya en plena campaña electoral en vista de las elecciones para renovar el Parlamento Europeo, el 26 de mayo próximo. Una de las medidas que recientemente aprobaron para supuestamente relanzar la economía, una renta de ciudadanía para los más de 6 millones de desocupados y pobres, recién entrará en vigor en abril, por lo que se espera que siga la racha negativa, más aún vistos los preocupantes datos del Istat.

Más allá de las previsiones de crecimiento de lo más optimistas del gobierno para 2019 –en torno al 1%-, diversos institutos de renombre, como el Fondo Monetario Internacional o la Banca de Italia (el banco central) indicaron que podría ser mucho menor, del 0,6%. El grupo de análisis Ref previó datos aún más negros, con un crecimiento "cero" para este año.

Como era de esperar, Di Maio, viceprimer ministro y ministro de Trabajo, culpó al anterior gobierno por la recesión. "Los datos del Istat sobre el PBI testimonian algo fundamental: quien estuvo en el gobierno antes que nosotros nos ha mentido, nunca nos sacó de la crisis", denunció, en una frase que removió al siempre agitado avispero político local.

"Di Maio es el ministro de la Recesión que, sin avergonzarse, hablaba de un boom económico. Ahora huye de sus responsabilidades", tuiteó el ex ministro Maurizio Martina, del Partido Democrático (PD), de centroizquierda, en la oposición.

No se quedó atrás el ex primer ministro del mismo partido, Matteo Renzi, que en Facebook comentó que "naturalmente Di Maio le hecha la culpa a los gobiernos del PD, a los gobiernos anteriores, a mí". "Es la tragedia desesperada de un hombre ridículo", disparó.

Desde el frente empresarial, nadie ocultó la alarma. "Estamos en manos de dos jovenzuelos y lo que hacen es desastroso", denunció Fabio Franceschi, dueño de la editorial Gráfica Veneta. "Sacan los recursos a las empresas olvidando que son las empresas las que crean ocupación y riqueza, no la renta de ciudadanía y las pensiones regaladas", agregó. Se refirió así a las dos promesas electorales puestas en marcha por el gobierno populista -la ya citada renta de ciudadanía y una reforma del sistema jubilatorio que bajó la edad para acceder a las pensiones-, medidas más que cuestionadas en una economía como la italiana, agobiada por una deuda pública equivalente al 132% del PBI.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.