"Jamás volveré a conocer la felicidad", dijo el novio afgano tras el ataque en el que murieron 63 personas