Japón: nació la primera hija de los príncipes

Por ser mujer, no podrá acceder al trono
(0)
2 de diciembre de 2001  

TOKIO.- La princesa Masako, esposa del príncipe heredero japonés Naruhito, dio a luz por primera vez ayer, a una niña, y desencadenó la euforia del pueblo nipón, que esperaba con impaciencia este acontecimiento desde que la pareja contrajo matrimonio, hace más de ocho años.

Sin embargo, la noticia no dejó de decepcionar a muchos, que esperaban el nacimiento de un varón. Y es que ahora vuelve a ser incierta la sucesión al trono imperial en las próximas generaciones, ya que en Japón sólo los hombres pueden acceder a él.

De todos modos, la alegría de ayer dejó atrás la angustia vivida por el pueblo japonés hace dos años, cuando la princesa, una plebeya ex diplomática, sufrió un aborto espontáneo que interrumpió su primer embarazo.

Este episodio provocó un verdadero caos en la casa imperial, ante la posibilidad de que la pareja no pudiera continuar con la sucesión dinástica, y la prensa sensacionalista no ahorró comentarios sobre las aptitudes fértiles de Masako.

Un vocero de la casa imperial anunció en conferencia de prensa que la niña y su madre, que cumplirá 38 años el 9 del actual, están bien. La pequeña pesó 3,102 kilos y su nombre será elegido en una semana, en el curso de una ceremonia sintoísta.

"El emperador Akihito dijo que la noticia lo llenó de felicidad, y la emperatriz Michiko lloró de emoción", añadió el vocero.

En tanto, las televisiones transformaron sus estudios en un mar de flores y multitudes eufóricas se abalanzaban sobre las ediciones especiales de los diarios en todos los rincones del país, mientras en el palacio imperial se realizaba la primera ceremonia en honor a la recién nacida: el emperador donó a su tercera nieta una espada, símbolo de la descendencia de la dinastía japonesa, la más antigua del mundo.

Pero según la ley imperial promulgada en 1947, la pequeña princesa no podrá acceder al trono. De hecho, la ausencia de herederos potenciales ha causado considerable ansiedad e impulsado a muchos a llamar a una revisión de la ley de la sucesoria.

El último varón de la familia imperial nació en 1965: el príncipe Akishino, hermano menor de Naruhito, y padre de dos niñas.

Según una encuesta reciente, el 71% de los japoneses vería con buenos ojos que una mujer ocupara el trono. Al fin y al cabo, en los 2600 años de historia de la monarquía nipona hubo ya ocho emperatrices.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.