En el 40º aniversario de la Guerra de los Seis Días. Jerusalén, el centro del conflicto