Juan Manuel Santos: “La principal lección me la dieron las víctimas”

Ernesto Cortés
(0)
19 de diciembre de 2016  

Pocas horas antes de viajar a Oslo para recibir el Nobel de paz, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, respondió las preguntas del Grupo de Diarios América (GDA) que lo escogió como personaje del año en esta parte del mundo. Habló, esencialmente, del proceso de paz con las FARC y dijo esperar que el apoyo que viene brindando los Estados Unidos desde hace décadas se mantenga ahora con Donald Trump a la cabeza.

Santos es especialmente enfático en asegurar que las víctimas merecen todo el reconocimiento porque han sido las que en carne propia han padecido la guerra en Colombia. A ellas dedicó su Nobel y dice que fueron esas víctimas las que le dieron las lecciones más importantes para no desfallecer en su empeño por alcanzar la paz.

¿Cómo hará para administrar, en el período que le queda de gobierno, la oposición al nuevo acuerdo con las FARC, que prácticamente tiene el apoyo de la mitad de los colombianos?

–Los cambios y ajustes realizados al acuerdo incluyen la inmensa mayoría de las sugerencias, de las propuestas, de las observaciones de los voceros del no, también muchas de los voceros del sí, porque ellos también aportaron en este diálogo. El Acuerdo que salió de ahí y que firmamos en el Teatro Colón, cuenta con un apoyo mucho más amplio. Acuérdese que el resultado del referendo fue 50/50. Una parte muy importante de los del no ya están con el sí. La Iglesia católica, las organizaciones cristianas, las organizaciones de víctimas, los jóvenes salieron a las calles como nunca antes, a apoyar la implementación rápida del acuerdo. El 77% del Congreso votó a favor de los acuerdos. Sólo algunos de los más radicales del no se siguen oponiendo. Yo los llamo los del “nunca”, los que siempre van a estar en desacuerdo con cualquier proceso de paz. Entre otras cosas, porque la guerra y la continuación del conflicto, políticamente la saben aprovechar muy bien. Y con ellos tenemos que convivir, estamos en una democracia.

–¿Qué experiencias de las negociaciones con las FARC se van a capitalizar para no repetir los mismos errores en la negociación con el ELN?

–El proceso con las FARC, a pesar de que fue muy difícil y tuvo muchos obstáculos, fue exitoso, así lo señala el mundo entero. Viene ahora lo más difícil, que es la implementación. Eso va a requerir muchos esfuerzos y mucha unidad del país. ¿Qué lecciones? Lecciones que podrían ser útiles: no convertir el proceso en un circo mediático, hacerlo con prudencia, hacerlo con discreción.

–¿Existe el peligro de que con la firma del acuerdo de paz, facciones de fuerzas irregulares colombianas trasladen sus operaciones a los países vecinos? ¿El gobierno venezolano le ha expresado alguna preocupación al respecto?

–No. Y no veo ninguna razón para que el acuerdo de paz en Colombia tenga algún efecto negativo en los países vecinos. Por el contrario, la paz en Colombia, y así se ha dicho, es la paz de la región, porque los conflictos tienden a desbordarse, a irse a otras regiones. Cuando se termina el conflicto, pues ese peligro deja de existir. Además, con este Acuerdo vamos a poder concentrar nuestro poderío militar, las fuerzas armadas, en controlar los grupos que quedan, las expresiones de violencia y de criminalidad que quedan. Seguiremos, como ha sido nuestra política, promoviendo la cooperación con todos nuestros vecinos para garantizar la seguridad y la tranquilidad regionales.

–¿Cree que la asunción de Donald Trump podría ser un problema para el proceso de paz en Colombia?

–Los Estados Unidos y Colombia tienen una relación estrecha, rica y de larga data. Hemos construido una alianza sólida a lo largo de los años, basada en el respeto y el apoyo y la colaboración mutua. Ha sido una relación que se ha tejido con amplio apoyo bipartidista, tanto con el Partido Republicano como el Partido Demócrata. Yo espero que este apoyo bipartidista se mantenga, no hay razón para que no sea así.

–A la luz de cómo usted lideró el proceso, ¿cuál es la lección personal más importante que sacó? ¿En qué cambió su visión de la sociedad colombiana?

–Este proceso ha sido muy difícil pero cuando uno hace lo que cree en el fondo del corazón que es lo correcto, persevera y mantiene el rumbo, se superan todas las dificultades. En este camino aprendí muchas lecciones, en particular aprendí de las víctimas. Ellas han sido las más generosas, a pesar de ser las que más sufrieron el fragor de la guerra, y las más dispuestas a perdonar y a reconciliarse. Eso para mí fue una lección muy importante de vida. Las víctimas son un ejemplo de valor y de la capacidad de superar, de trascender el dolor, de controlar el sufrimiento para salir adelante.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.