Preocupación por la frágil salud del Papa. Juan Pablo II podría ser internado por tercera vez la semana próxima