Khadafy podría ser procesado en Francia

Por el derribo de un avión en 1989
(0)
21 de octubre de 2000  

PARIS.- El hombre fuerte de Libia, Muammar Khadafy, podría ser procesado en Francia por el atentado contra un avión de UTA, en 1989, en el que murieron 170 personas.

De hecho, los magistrados franceses decidieron ayer que la inmunidad que concede el derecho consuetudinario a jefes de Estado en ejercicio no se aplica en actos de terrorismo, por lo cual Khadafy podrá ser investigado por supuesta "complicidad en homicidios voluntarios".

Los familiares de las víctimas del ataque iniciaron acciones legales contra el líder libio, a quien acusan de haber dado órdenes relacionadas con el atentado, después de que un tribunal francés sentenció, en 1999 y en ausencia de los acusados, a cadena perpetua a seis libios, entre ellos el cuñado de Khadafy.

Los seis son considerados responsables del atentado contra el DC-10 de UTA en Níger, y París emitió órdenes internacionales de arresto en caso de que salgan de Libia.

El avión de la compañía francesa, que cubría el trayecto Brazaville-París, explotó y se precipitó en el desierto de Níger en septiembre de 1989, causando la muerte a sus 170 ocupantes, que eran de 17 nacionalidades.

Libia pagó en julio de 1999 unos 32 millones de euros para indemnizar a los familiares de las víctimas, y Khadafy dijo entonces que, con la entrega de esos fondos, quedaba resuelto el contencioso franco-libio, a la vez que volvió a negar toda responsabilidad en el atentado.

Sin embargo, en octubre de 1999, el juez antiterrorista francés Jean-Louis Bruguiére consideró que había lugar a instruir la denuncia de SOS-Atentados contra el dirigente libio, opinión que fue recurrida de inmediato por la fiscalía a partir del derecho consuetudinario que protege a los jefes de Estado en ejercicio.

El abogado de los parientes de las víctimas, Francis Szpiner, se situó en la nueva tendencia del derecho internacional que penaliza a los jefes de Estado, evocando ante la Corte los casos judiciales que protagonizaron los hombres fuertes de Chile y Panamá, Augusto Pinochet y Manuel Antonio Noriega, respectivamente.

"Esta decisión -declaró la responsable de SOS Atentados, Françoise Rudetzki- hará evolucionar el derecho internacional porque, hasta este momento, la victoria de la diplomacia y de la economía en desmedro de la Justicia era un insulto a los 170 muertos."

En tanto, el abogado del presidente libio en Francia, François Gibault, aseguró que su cliente "no será juzgado", a pesar de la decisión "sin precedente" del Tribunal de Apelación de París.

"Estoy totalmente convencido de que nunca será juzgado y de que al final habrá un sobreseimiento de la causa, ya que no existe ningún cargo contra Khadafy", declaró Gibault.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.