Krugman duda de que el sector pueda sobrevivir