La Alianza del Norte reconoció que los talibanes aún controlan Kandahar