Año Nuevo. La amenaza de ataques terroristas lleva a Europa a extremar la seguridad