Hoy, elecciones. La apatía precede un casi seguro triunfo de Netanyahu en Israel