La Argentina, ajena a la caída