La Argentina no espera cambios en las relaciones