La audiencia general del papa Francisco terminó con un show de circo