Opinión. La austeridad, un cuento de hadas que llega a su final