Gran Bretaña. La BBC, bajo presión por un escándalo