El escenario. La bienvenida a un incipiente bipartidismo