La búsqueda de un acuerdo, dominada por pujas internas y exigencias de ambas partes

(0)
21 de noviembre de 2013  

NUEVA YORK (Reuters).- En un esperado encuentro, Irán se reunió ayer en Ginebra con representantes del llamado grupo "5+1" para discutir un acuerdo según el cual Teherán suspendería partes de su programa nuclear a cambio de un alivio limitado en las sanciones. Las potencias occidentales acusan a Irán de tratar de desarrollar su capacidad para producir armas atómicas, aunque Teherán insiste en que sus ambiciones nucleares se limitan a la generación pacífica de electricidad.

-¿Cuál es el trasfondo de las negociaciones?

Estados Unidos, la Unión Europea y el Consejo de Seguridad de la ONU aplicaron sanciones a Irán por su negativa a detener sus trabajo de enriquecimiento de uranio y otras actividades nucleares que podrían ser usadas en la fabricación de armamento. Las exportaciones de petróleo iraní se derrumbaron un 60% en los últimos dos años, luego de que la UE y los países asiáticos disminuyeran sus compras. Irán recibe apenas unos 100 millones de dólares diarios por las ventas de petróleo, mientras que hace dos años obtenía 250 millones. Además, la inflación subió y el valor de la moneda del país, el rial, se hundió. En junio, fue elegido Hassan Rohani, un líder moderado que intenta aliviar las sanciones y el aislamiento internacional.

¿En qué consiste el diálogo?

Desde septiembre, Gran Bretaña, China, Francia, Alemania, Rusia y Estados Unidos se reunieron tres veces con los representantes iraníes en Ginebra. Ayer se reabrió el diálogo, pero el líder supremo iraní, Ali Khamenei, advirtió que Teherán no retrocederá sobre sus derechos al desarrollo de programas atómicos. La meta del encuentro que comenzó ayer es cerrar un trato interino que dé tiempo a las potencias para discutir un acuerdo permanente con Irán.

¿Qué se le pide a Irán?

El último reporte del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) señalaba que Teherán frenó la expansión de su programa de enriquecimiento hasta prácticamente paralizarlo. Pero las potencias de Occidente quieren que vaya más allá. En la fase inicial del acuerdo, que duraría seis meses, a Irán se le pediría hacer lo siguiente:

  • Dejar de producir uranio enriquecido al 20%, necesario para fabricar una bomba nuclear.
  • Convertir su inventario de unos 200 kilos de uranio enriquecido al 20% en alguna forma de óxido.
  • Producir menos de un 3,5% de uranio enriquecido, al usar menos centrífugas nucleares. Eso ayudaría a reducir el volumen general de uranio enriquecido que Irán está fabricando.
  • Permitir más inspecciones del OIEA.
  • No permitir que el reactor de investigación Arak entre en operaciones. Francia e Israel demandaron que se detenga la construcción del reactor, que, si se pone en marcha, tendrá la capacidad de producir plutonio de grado para armas.
  • ¿Cuáles son los puntos más sensibles del acuerdo?

    Los diplomáticos señalan que los puntos principales pasan por qué hacer con el reactor Arak -al que Irán no quiere renunciar- y la insistencia de Teherán en que las seis potencias reconozcan explícitamente su derecho a enriquecer uranio. Estados Unidos dice que aunque los países podrían tener el derecho a la energía nuclear para uso civil, ningún Estado tiene un derecho inherente de tener capacidades de enriquecimiento. El canciller iraní, Mohammed Javad Zarif, sugirió que Irán podría insistir en su derecho propio a enriquecer uranio sin requerir a otros que lo reconozcan explícitamente.

    ¿El acuerdo frenaría el programa nuclear iraní?

    El presidente norteamericano, Barack Obama, dijo que el acuerdo permitiría ganar algunos meses adicionales en lo que respecta a la capacidad de Irán de abandonar el régimen del Tratado de No Proliferación Nuclear y producir armas, si elige hacerlo. Pero, según los expertos, con el alto número de centrífugas que operan en Irán, su capacidad en materia de armas se mantendría.

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.