La caída del precio del petróleo no cede e impulsa un nuevo hundimiento del rublo