Opinión. La calurosa recepción de un país necesitado de referentes