Revelación. La campaña se enturbia en Francia y deja en un lugar incómodo a Macron