La candidata de Merkel renuncia a sucederla y deja a la derecha sin líder

Annegret Kramp-Karrenbauer anunció que no peleará por la cancillería y dejará la presidencia de la CDU
Annegret Kramp-Karrenbauer anunció que no peleará por la cancillería y dejará la presidencia de la CDU Fuente: AFP
Luisa Corradini
(0)
11 de febrero de 2020  

PARÍS.- Un profundo e inesperado sismo político sacudió ayer a Alemania: a un año y medio de las elecciones legislativas, la derecha se quedó sin líder y sin candidato oficial para suceder a Angela Merkel, en el poder desde 2005. Annegret Kramp-Karrenbauer anunció que no será candidata a su sucesión como jefa de Gobierno y que también dejará la presidencia de la Unión Demócrata-Cristiana (CDU).

Kramp-Karrenbauer (AKK, como la apodan en su país) anunció su decisión ayer por la mañana al estado mayor de su partido. Por el contrario, seguirá siendo ministra de Defensa, según lo confirmó ella misma en conferencia de prensa en Berlín.

Designada sucesora de Angela Merkel y jefa de la derecha conservadora -primera fuerza del país en los sondeos- Kramp-Karrenbauer estaba muy debilitada políticamente. Sin embargo, nadie esperaba que decidiera partir a meses de las elecciones previstas para el otoño boreal de 2021.

Su renuncia tiene una causa inmediata: la crisis que sacudió el 5 de febrero el estado de Turingia, en el centro del país, cuando el candidato del pequeño partido liberal (FPD), Thomas Kemmerich, fue inesperadamente elegido con los votos de la CDU y del partido de extrema derecha Alternativa para Alemania (AfD). La elección fue calificada de "terremoto" y de "tabú violado" por toda la prensa alemana porque jamás, desde que nació la República Federal Alemana en 1949, el ministro-presidente de un Land había triunfado gracias a los votos de la extrema derecha.

El día de la victoria de Kemmerich, Merkel, de viaje en África del Sur, calificó esos comicios de "imperdonables", mientras AKK reclamaba nuevas elecciones. Pero la presidenta de la CDU no consiguió imponer su autoridad ante los miembros locales de su partido, a pesar de haber hecho el viaje hasta Erfurt, la capital de Turingia, donde mantuvo una reunión de cinco horas con los representantes conservadores.

Desautorizada por el ala derecha de la CDU, que violó abiertamente la regla de no cooperar con la AfD establecida en el congreso de Hamburgo en diciembre de 2018, AKK también es criticada por numerosas figuras del ala centrista del partido.

Los mismos que la llevaron a la presidencia de la CDU en 2018 le reprochan no haber actuado con la suficiente anticipación en Turingia, sobre todo después que en las elecciones regionales de octubre de 2019 varios representantes de la CDU insinuaron que estaban "dispuestos a todo" para evitar la reelección del ministro-presidente saliente, Bodo Ramelow, miembro del partido de izquierda Die Linke. Pero Turingia no sería la única causa de la decisión de Kramp-Karrenbauer. Desde que asumió la presidencia de la CDU, la ex ministra-presidenta de la Sarre se volvió objeto de vivas críticas de sus propios correligionarios que la culpan, por ejemplo, de los malos resultados obtenidos por su partido en las elecciones europeas del 26 de mayo y en las regionales de septiembre y octubre en Sajonia, Brandeburgo y Turingia, estados ubicados en la ex Alemania del este.

La partida inminente de Kramp-Karrenbauer abre interrogantes sobre quién reemplazará a Angela Merkel, que había hecho todos los esfuerzos posibles para que la sucediera. El principal de esos candidatos es Friedrich Merz.

Rival histórico de Merkel, el exdiputado, de 64 años, reconvertido en hombre de negocios y apoyado por la derecha del ala conservadora, anunció el mes último que abandonaría sus actividades en el grupo BlackRock, el fondo de gestión de fortunas más importante del mundo. Muchos interpretaron ese anuncio como una forma de prepararse para una eventual candidatura a la cancillería.

Pero hay otros dos nombres que también son citados con frecuencia: el primero es el de Jens Spahn, el ministro de Salud Pública, conocido por sus críticas a la política inmigratoria de Merkel.

El segundo candidato que resuena es Armin Laschet, ministro-presidente de Renania del Norte-Westfalia, el estado más poblado de Alemania, en el centro-oeste del país. Conocido por sus buenas relaciones con la canciller y mucho más centrista que Merz o Spahn, Laschet podría ser un buen candidato para una CDU agitada por profundos debates estratégicos que -a menos que sean superados- afectarán sin duda los resultados del partido en las próximas elecciones. Actualmente, la derecha de Angela Merkel recoge entre 27% y 28% de intenciones de voto, apenas cinco puntos más que Los Verdes.

Quién es Kramp-Karrenbauer

  • Annegret Kramp-Karrenbauer, apodada AKK, es la líder de la CDU y ministra de Defensa. Era la candidata de Angela Merkel para sucederla en las próximas elecciones previstas para 2021
  • AKK anunció que renunciará a su candidatura, abandonará su puesto de presidenta partidaria dentro de algunos meses, pero continuará como ministra de Defensa
  • Kramp-Karrenbauer renunció después de que el 5 de este mes el candidato del partido liberal (FPD), Thomas Kemmerich, fue inesperadamente elegido con los votos de la CDU y del AfD, en las elecciones en Turingia.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.