La Casa Blanca, cerca de perder a su principal aliado en la región