La Casa Blanca intensifica la búsqueda de Ben Laden

Luego de que el Pentágono desmintió que ya hubiera capturado al líder terrorista
(0)
29 de febrero de 2004  

TEHERAN.- Tres meses después de la captura de Saddam Hussein y en plena campaña presidencial, el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, aprobó un plan para intensificar los esfuerzos para capturar a Osama ben Laden, según revelaron ayer a The New York Times funcionarios del gobierno norteamericano y del Pentágono.

El plan se conoció horas después de que un informe de la radio estatal iraní sobre la supuesta captura del líder de Al-Qaeda disparó una verdadera ola de rumores en todo el mundo. Ese medio anunció ayer por la mañana que Ben Laden, el terrorista más buscado, habría sido arrestado en una región paquistaní fronteriza con Afganistán "hace mucho tiempo".

"Osama ben Laden ha sido arrestado hace mucho tiempo, pero Bush intenta utilizarlo para una maniobra de propaganda en las elecciones presidenciales", dijo un periodista iraní en el informe que emitido por el servicio exterior en pashto de la radio iraní, destinado a oyentes de Afganistán, donde se habla esa lengua.

Inmediatamente, funcionarios del Pentágono y del gobierno de Paquistán rechazaron la versión, pero admitieron que habían fortalecido los esfuerzos para encontrar al líder de Al-Qaeda.

Washington negó enfáticamente el rumor sobre la detención de Ben Laden. "No tenemos ningún tipo de confirmación sobre ese rumor", dijo ayer un vocero del Pentágono, en referencia a las versiones que circularon durante el día.

Igual que Saddam

Tras desmentir el arresto, funcionarios del Pentágono revelaron a The New York Times que el comando encargado de intensificar la búsqueda del líder terrorista será la Fuerza Especial 121. Ese grupo especial arrestó el 14 de diciembre pasado a Saddam Hussein, tras ocho meses de rastreo, en Irak.

"Estamos tratando de repetir alguna de las lecciones de la captura de Saddam", dijo al periódico norteamericano uno de los funcionarios, que admitió que hubo un cambio de estrategia del ejército de Estados Unidos, que busca reasignar sus fuerzas luego de la guerra de Irak.

"Es un territorio diferente. Pero una lección que aprendimos en Irak es que hay sólo un número limitado de lugares donde podría sentirse cómodo alguien como Saddam o Ben Laden", reconoció el militar.

Para muchos, lo que además está en juego en la búsqueda de Ben Laden es la campaña presidencial: "Aunque la Casa Blanca niegue que la estrategia de Bush esté influida por la elección, algunos de sus asesores hablaron sobre las ventajas de entrar en los últimos meses de campaña electoral con Saddam y con Ben Laden arrestados", escriben los periodistas de The New York Times.

La información fue difundida en momentos en que el ejército paquistaní busca a sospechosos de Al-Qaeda en una remota región tribal ubicada en el límite geográfico con Afganistán donde se cree que podría esconderse el líder de la red terrorista.

El gobierno de Paquistán consideró ayer que el arresto de Ben Laden no es una posibilidad lejana. Según el ministro del Interior paquistaní, Syed Faisal Saleh Hayat, su país "cree en la captura" inminente del jefe de Al-Qaeda y advirtió que Afganistán precisa una "sacudida", ya que es un "puerto seguro" para "actividades terroristas".

"Paquistán cree en la captura de Ben Laden", dijo Hayat al diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung, y sostuvo, sobre la base de información obtenida de supuestos miembros de la red Al-Qaeda, que el líder terrorista se encuentra en la frontera de Afganistán o en territorio paquistaní.

En esa frontera, desde los atentados del 11 septiembre de 2001, fueron arrestados 650 personas acusadas de actividades terroristas, de las cuales 500 eran extranjeras y fueron entregadas a Estados Unidos.

"Fuego equivocado"

  • ISLAMABAD (Reuters).- En la región tribal del sur de Paquistán donde el ejército de ese país está buscando a Osama ben Laden, por lo menos 11 personas murieron ayer cuando tropas paquistaníes abrieron fuego contra una furgoneta en la que creían que viajaban extremistas islámicos, dijeron las autoridades. Un funcionario de inteligencia paquistaní admitió que las primeras investigaciones apuntaban a que los muertos no eran militantes islámicos y que se trató de "fuego equivocado", pero un comunicado militar señaló que algunas de las víctimas podrían haber sido terroristas.
  • MÁS leídas ahora

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.