La Casa Blanca intenta demostrar que Clinton no es Nixon