La ciudad de EE.UU que costará mil millones de dólares y no tendrá ningún habitante