La coalición estadounidense mató a diez líderes de Estado Islámico