La corrupción, el fantasma que hace años acosa al gobierno