La Corte Suprema de EE.UU. aceptó analizar una apelación argentina