La costa este, sacudida por una de las peores tormenta de nieve de su historia

Paralizada, la región está bajo amenaza por ráfagas de viento de hasta 120 km/h y un metro de nieve; el temporal llega poco más de tres meses después de Sandy
(0)
9 de febrero de 2013  

NUEVA YORK.– Poco más de tres meses después del paso del devastador huracán Sandy, el nordeste de Estados Unidos –Nueva York, Boston y otras grandes ciudades– comenzó a sufrir desde ayer lo que se anuncia como la peor tormenta invernal en un siglo.

Ya las primeras nevadas y ráfagas de viento obligaron a cancelar miles de vuelos y prohibir totalmente el tránsito vehicular en el estado de Massachusetts. "Una tormenta invernal mayúscula comenzó a abatirse sobre el nordeste de Estados Unidos", señaló el servicio meteorológico nacional (NWS).

Frente a la combinación de dos poderosos frentes de tormenta el NWS prevé la caída de hasta un metro de nieve y posibles vientos huracanados de hasta 120 km/h desde Nueva Jersey hasta Maine, en la frontera con Canadá, en una franja costera que incluye también a los estados de Nueva York, Connecticut, Rhode Island y Massachusetts.

Esta misma región del nordeste de Estados Unidos coincide con el área que fue duramente golpeada el 29 de octubre pasado con el paso del huracán Sandy, que dejó más de 130 muertos y devastó a Nueva York y Nueva Jersey.

Anteayer, las autoridades ya comenzaron a tomar medidas de prevención y más de 4000 vuelos fueron cancelados desde entonces en los aeropuertos de la región, según el sitio Flightaware.com.

La mitad de esas anulaciones correspondían a vuelos en los tres aeropuertos neoyorquinos: JFK, LaGuardia y Newark.

El servicio de trenes entre Nueva York y Washington y hacia el nordeste quedó además interrumpido desde ayer por la tarde.

Frente a las previsiones meteorológicas, el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, fue drástico en sus consejos. "No salgan a la calle, no utilicen sus autos y quédense en casa mientras lo peor de la tormenta esté sobre nosotros", dijo Bloomberg en una conferencia de prensa ayer por la tarde.

"Debido a posibles cortes del suministro eléctrico y dificultades en el transporte, se aconseja a los neoyorquinos almacenar suministros, incluidos medicamentos", advirtió.

Tanto Nueva York como Nueva Jersey ya han preparado personal y equipamiento adicionales para remover nieve a partir de hoy, cuando el temporal pase. "Tenemos más de 250.000 toneladas de sal, 350 barrenieves y camiones con sal y 1800 vehículos de limpieza listos para entrar en acción", afirmó el alcalde de la Gran Manzana.

En Boston, donde la tormenta se haría sentir con más fuerza, las escuelas no abrieron el viernes y su alcalde, Thomas Menino, también ordenó que permanezcan en sus casas los empleados municipales que no cumplen tareas imprescindibles.

Las autoridades advirtieron que las fuertes rachas de viento podrían derribar cientos de árboles y postes de electricidad, mientras que en las zonas costeras de Brooklyn y Queens habría pequeñas inundaciones. Se espera que esta supertormenta, bautizada "Nemo", concluya hoy a la mañana.

Agencias AFP, ANSA y EFE

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.