La crisis política ya afecta la economía

Aumentó el escepticismo de inversores
(0)
27 de octubre de 2000  

LIMA.- Mientras que en la capital de Perú el regreso de Vladimiro Montesinos creaba una tormenta no sólo política sino también económica, Wall Street advirtió ayer que de continuar, la crisis institucional pondrá en riesgo el financiamiento y el crecimiento de la economía peruana.

Según un foro de analistas, la economía peruana crecerá en 2001 un 3% menos de lo previsto, por el impacto que tuvo en las cuentas fiscales la crisis política.

"Un agravamiento de la crisis podría provocar una fuga de capitales", advirtió Carlos Janada, vicepresidente de la firma neoyorquina Morgan Stanley Dean Witter, durante una reunión en el Consejo de las Américas en Nueva York.

El economista agregó que este año Perú tendrá "un déficit fiscal superior al 3% del PBI", mayor del previsto, por lo que el mayor desafío económico del nuevo presidente será "cómo reducir el déficit" en el presupuesto de 2001.

Según los analistas, la crisis provocada por el retorno a Perú del ex asesor de inteligencia y la renuncia del primer vicepresidente Francisco Tudela aumentaron el escepticismo entre los inversores y los organismos multilaterales.

"Los inversores están atentos porque se espera que haya mucha volatilidad política y eso tiene un impacto muy fuerte sobre la economía y la capacidad de pago", dijo Federico Kaune, de Goldman Sachs y agregó que el riesgo país de Perú creció de 2 a 2,5 por ciento.

El costo de la incertidumbre

Aunque ayer en Lima se hablaba de su renuncia, el ministro de Economía peruano, Carlos Boloña, se hizo eco de las preocupaciones de los inversionistas y advirtió que su cartera había tomado medidas de urgencia para estabilizar la economía tras el regreso de Montesinos.

"Hemos tenido que cuidar primero la caja en dólares, la caja en soles y mantener la estabilidad cambiaria y las reservas para evitar que la inflación se nos vaya de las manos", afirmó Boloña.

Por el momento, el sol -la moneda local- se mantuvo estable, pero los analistas predijeron "una devaluación muy moderada".

"El precio que estamos pagando con esta incertidumbre política es que la economía peruana se demore en recuperarse", agregó Boloña.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.