La cumbre del clima le marca la cancha a Estados Unidos