La cúpula militar apoyó a Maduro, pero busca dialogar con la oposición

El ministro de Defensa, Padrino López, y la cúpula militar, ayer, en Caracas
El ministro de Defensa, Padrino López, y la cúpula militar, ayer, en Caracas Fuente: AFP - Crédito: Luis Robayo
Las fuerzas armadas le ratificaron su lealtad, aunque ya empezaron a tejer puentes con el entorno de Guaidó; el presidente respaldó una iniciativa internacional para un acercamiento
Daniel Lozano
(0)
25 de enero de 2019  

CARACAS.- "La Fuerza Armada Nacional Bolivariana [FANB] no aceptará jamás a un presidente impuesto a la sombra de intereses oscuros y autoproclamado al margen de la ley". El ministro de Defensa venezolano, general Vladimir Padrino López, escoltado por los uniformados más poderosos del país, salió ayer en tromba para apoyar a quien dicen que es su comandante en jefe: Nicolás Maduro . Nadie esperaba algo diferente, entre otras cosas porque la cúpula militar es una de las élites más beneficiadas por el chavismo.

El ministro -hombre fuerte del gobierno- invocó las mayores glorias revolucionarias, incluso gritó "¡Chávez vive!". Pero, a la vez, deslizó un mensaje con trasfondo dirigido al presidente: "Las cosas que no puedan dirimirse dentro de la Constitución tienen que ser producto de un diálogo fructífero, de una negociación".

Fue una forma de conminar al diálogo con la oposición sin citar al demonizado Juan Guaidó , presidente del Parlamento, que anteayer juró como presidente encargado en la multitudinaria protesta que arrinconó a Maduro. Padrino López agradeció también la "buena voluntad" de los gobiernos que propician "la salida constitucional". Entre ellos, estarían México y Uruguay, que no reconocieron a Guaidó, e incluso la Unión Europea (UE), a pesar de los espaldarazos recibidos por el joven dirigente.

Maduro participó ayer de un acto en el Tribunal Supremo de Justicia
Maduro participó ayer de un acto en el Tribunal Supremo de Justicia Fuente: AFP - Crédito: Federico Parra

Maduro también ratificó ayer su confianza en ambos países latinoamericanos como interlocutores futuros, incluso hizo público sentirse a gusto con los dos gobiernos que enviaron a sus encargados de negocios a su polémica toma de posesión. Una confianza que en absoluto comparte el equipo que encabeza el Poder Legislativo.

Varios generales de esa misma cúpula han mantenido conversaciones con los hombres de confianza de Guaidó, confirmaron a LA NACION fuentes próximas al jefe del Legislativo.

Entre las principales inquietudes para la cúpula militar está la ola de protestas, la mayoría en barrios populares otrora chavistas, que arrancaron el lunes y cuyo balance provisional ya se eleva hasta 26 muertos, víctimas de la represión y de la violencia desatada en los saqueos, según el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS). La cifra de detenidos se disparó hasta 328, según los abogados del Foro Penal.

"Vamos a evitar un enfrentamiento entre venezolanos, no es la guerra civil la que solucionará los problemas de Venezuela , es el diálogo", remachó Padrino López.

"La FANB aspira a una salida pacífica. Se plegará a la opción más real de poder, de manera pragmática, siendo su mayor temor en este momento el de ser árbitros de enfrentamientos entre venezolanos", confirmó Rocío San Miguel, presidenta de Control Ciudadano para las Fuerzas Armadas.

La cúpula militar, el fiscal general de la república y el Consejo Nacional Electoral (CNE) salieron ayer a la palestra política, una tras otro, para enmendar la orfandad política que sufrió Maduro durante las marchas de anteayer. La marea humana en Caracas superó todas las expectativas, por encima del millón de personas -según cálculos opositores-. Fue la mayor que se recuerda, incluido el río de personas que llegaban desde los barrios populares. Pero no fue la única de la oposición: otras 60 movilizaciones se llevaron a cabo por todo el país.

En cambio, la concentración chavista fue incapaz de movilizar a unos miles, a pesar de las presiones a los funcionarios públicos y la maquinaría del Estado, una de las más tristes que se recuerda.

La soledad del líder chavista alcanzó cotas inesperadas cuando en la medianoche ni un alma revolucionaria había atendido la llamada de Diosdado Cabello, número dos del gobierno, para permanecer en vigilia protectora en torno del palacio presidencial. "Eso lo vamos a corregir", se disculpó ayer el ministro Eduardo Piñate.

Por su parte, Guaidó admitió ayer la posibilidad de que Maduro sea beneficiado por una amnistía si abandonara el gobierno. "No podemos descartar ningún elemento", dijo en una entrevista con Univisión. "En los períodos de transición han pasado cosas similares. Sucedió en Chile, en Venezuela en 1958. No podemos descartar ningún elemento, pero hay que ser muy firme hacia el futuro", dijo. "Dado el momento, se evaluará", agregó.

Maduro agradeció el apoyo de los otros poderes revolucionarios, incluso sumó a su gran aliado, el presidente ruso, Vladimir Putin, que le expresó "todo su apoyo". Y lo hizo solo horas antes de que Maduro ordenara a su personal diplomático en Estados Unidos su regreso al país tras el cierre de la embajada y los consulados.

Maduro no se conformó con dar la orden a sus funcionarios, también insistió en que los diplomáticos de Washington tienen 72 horas para irse de Venezuela. "Ellos pretenden decir ?desconocemos al gobierno de Maduro y nos quedamos'. Creen que ya tienen un enclave colonial en Venezuela. Le digo al Departamento de Estado, con racionalidad, con sensatez, en base al derecho internacional: ustedes tienen que cumplir la orden", presionó el líder de la revolución.

Apoyos para ambos bandos en el primer día con dos presidentes, una pulseada inédita que cambió el panorama político nacional y que también sacudió al continente y a varios países de Europa. Fue un día en que Guaidó también movió sus piezas internas para nombrar un gobierno provisional.

Desde la semiclandestinidad en la que vive, el líder opositor mantuvo conversaciones con distintos factores de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) para conformar su primer gobierno, con el que pretende hacer diferencia notoria con los gabinetes bolivarianos, marcados por la corrupción y la ineficacia. Los diálogos se llevan con discreción, ya que se trataría de la segunda decisión del presidente encargado, tras la notificación ayer a las embajadas para que no abandonen el país.

El siguiente golpe de efecto de la oposición es incluso más atrevido: la imposición de la nueva directiva de Citgo, filial en Estados Unidos de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), como adelantó S&P Global Platts. Citgo cuenta con 6000 estaciones, tres refinerías y 48 terminales de almacenamiento, además de oleoductos, una maquinaria poderosa que se encarga de uno de cada cinco barriles de exportación de Pdvsa.

Diputados opositores se mantienen además en contacto con los países aliados de la región para determinar los términos de una posible congelación de activos del Estado venezolano, en lo que barrunta puede ser el próximo dolor del cabeza para Maduro.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.