La debacle del socialismo y el ascenso de otros grupos amenazan el bipartidismo