Vuelta de página en la historia peruana. La decisión podría reanudar el proceso de democratización