La demora de ocho horas que despertó suspicacias