La desaceleración económica amenaza el respaldo a Dilma

Concluida la primera mitad de su mandato, la presidenta enfrenta el desafío de impulsar la reactivación para no perder apoyo
Héctor Velasco
(0)
2 de enero de 2013  

BRASILIA.- La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, completó ayer la mitad de su mandato con una popularidad récord, pero acosada por la desaceleración de la economía, que también aguó el festejo por los 10 años de la llegada del Partido de los Trabajadores (PT) al poder.

La sucesora y heredera política del ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2010) consiguió en estos dos últimos años lo que parecía improbable: codearse en popularidad con su mentor y convertir su sobrio estilo de gobierno en la principal alternativa del PT para las elecciones de 2014.

"Dilma llega a la mitad de su mandato [de cuatro años] con una evaluación mejor que la de cualquiera de sus antecesores en el mismo momento", dijo Marcos Coimbra, sociólogo y presidente del Instituto Vox Populi de estudios de opinión, en una columna en el diario Correio Brasiliense.

Una encuesta de la empresa Ibope divulgada a mediados de diciembre ubicó la popularidad de Rousseff en 78% y el apoyo a su gobierno, en 62%. El instituto Datafolha también difundió un estudio que la sitúa al frente de las intenciones de voto. Sólo Lula le podría hacer sombra, aunque el ex mandatario ya anticipó que disputaría los comicios únicamente en caso de que su heredera desistiera de la reelección, algo sobre lo que la presidenta todavía no se pronunció.

Antes de ello, Rousseff, la primera mujer en alcanzar el poder en Brasil, tendrá el desafío de revertir dos años de desaceleración económica.

Atrás deja un 2012 decepcionante para su gestión: después de recibir una economía con un crecimiento del 7,5% en 2010, la actividad subió sólo un 2,7% en 2011 y para el año que pasó los pronósticos apuntan apenas a un 1%, la menor tasa entre las economías emergentes.

Son "dos años de fiasco económico", escribió el diario O Estado de S. Paulo el domingo pasado, y agregó que ni siquiera el vigoroso consumo interno y el desempleo, de apenas 4,9% en noviembre, alcanzan para garantizar la reactivación.

El mediocre desempeño de la sexta economía del mundo impide que Rousseff pueda celebrar por lo alto la mitad de su mandato, y también ensombrece los festejos del PT por sus 10 años en el poder.

En esta década del primer gobierno de izquierda "las áreas de asistencia social y transferencia de renta evolucionaron bastante, con resultados destacados en indicadores de pobreza y en la composición de la clase media", dijo el economista Raúl Velloso, director de ARD Consultores Asociados.

Sin embargo, la infraestructura de transporte de la sede del Mundial 2014 y los Juegos Olímpicos 2016 está deteriorada, y la política de alianza con el sector privado para desarrollar obras es "equivocada", pues les asegura a empresas "ganancias buenísimas", señaló el experto al diario O Globo.

El gobierno de Rousseff, que en dos años perdió siete ministros por corrupción, un "antirrécord" que tampoco minó su popularidad, atribuye las desdichas en buena parte a la crisis internacional.

Sin embargo, ahora apuesta fuerte por una recuperación, tras adoptar una serie de estímulos a la inversión y el consumo, y el compromiso de reducir la asfixiante carga tributaria.

"Creo que Brasil, en 2013, crecerá más", dijo Rousseff, y volcó las miradas hacia el mayor logro del PT en el gobierno: el combate contra la miseria y el ascenso de 40 millones de personas a la clase media desde 2003.

"Vamos a continuar superando la pobreza extrema, que es el compromiso de mi gobierno hasta 2014", sostuvo la presidenta.

Rousseff, además, reivindicó los logros sociales del PT, sin hacer mención al escándalo de corrupción que terminó este año con la condena de tres dirigentes históricos de ese partido por el soborno a congresistas en el primer gobierno de Lula.

La economía, en la mira

Rousseff busca revertir la desaceleración

La primera mujer en alcanzar el poder en Brasil llega a la mitad de su mandato con una evaluación mejor que la de cualquiera de sus antecesores en el mismo momento; sin embargo, su popularidad récord, de 78%, podría verse afectada si no logra revertir los dos años de desaceleración económica, que ella le atribuye a la crisis internacional.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.