La detención de un petrolero iraní en Gibraltar desata la furia de Teherán

El Grace 1, ayer, en aguas del Mediterráneo
El Grace 1, ayer, en aguas del Mediterráneo Fuente: AP
Llevaba crudo a Siria y violaba las sanciones contra el régimen de Al-Assad; aumenta la tensión con Occidente
(0)
5 de julio de 2019  

LONDRES.- En una nueva escalada del conflicto entre Irán y Occidente, la Infantería de la Marina Real británica capturó ayer un buque petrolero iraní en Gibraltar acusado de llevar crudo a Siria y de violar las sanciones impuestas por la Unión Europea contra el país árabe, en una acción que enfureció a Teherán.

El tanquero Grace 1 fue detenido en el mar del disputado territorio británico, al extremo sur de España, en la entrada del mar Mediterráneo, después de bordear la costa africana desde Medio Oriente.

La cancillería de Irán citó al embajador británico para expresar "su fuerte objeción a la captura ilegal e inaceptable" de su embarcación. El gesto diplomático borró cualquier duda sobre la pertenencia del carguero, que llevaba bandera panameña y está inscripto por una compañía operadora de Singapur.

Los datos disponibles de transporte marítimo indican que la embarcación fue cargada con petróleo iraní frente a las costas de la república islámica, aunque sus documentos indicaban que el crudo procedía del vecino Irak.

Recientemente, el Consejo Europeo -organismo ejecutivo de la UE- prorrogó durante otro año, hasta el 1° de junio de 2020, las sanciones en vigor contra el régimen de Siria y sus aliados, al considerar que "la represión contra la población civil no ha remitido".

Aunque la UE prohíbe los embarques de crudo a Siria desde 2011, nunca había capturado un carguero. A diferencia de Estados Unidos, la UE no aplica sanciones generalizadas contra Irán.

"Esta es la primera vez que la UE hace algo de forma tan pública y agresiva. Imagino que fue coordinado de alguna manera con Estados Unidos en vista de que fueron involucradas fuerzas de la OTAN", dijo Matthew Oresman, socio de la firma de abogados Pillsbury Winthrop Shaw Pittman, que asesora a empresas sobre las implicaciones de sanciones contra países.

Las autoridades en Gibraltar no hicieron referencia a la fuente del crudo cuando capturaron el buque de carga bajo la autoridad de las sanciones de la UE contra Siria.

Sin embargo, el hecho de que Irán admitiera que el buque le pertenece y la posibilidad de que el crudo sea iraní vinculó la incautación con los nuevos esfuerzos de Estados Unidos por detener las ventas globales de petróleo de Teherán, que denuncia estas acciones como una "guerra económica" en su contra.

Hasta ahora, las naciones europeas trataron de mantenerse neutrales en esta confrontación, que llevó a Estados Unidos a estar a punto de lanzar un bombardeo aéreo contra Irán el mes pasado, mientras la república islámica dijo que aumentará sus reservas de uranio enriquecido, una medida que le está prohibida según el acuerdo nuclear que firmó en 2015.

En un comunicado, el gobierno en Gibraltar dijo que tenía motivos para creer que el Grace 1 transportaba petróleo iraní hacia la refinería siria de Baniyas.

"Esa refinería es propiedad de una entidad sujeta a sanciones de la UE contra Siria", dijo el jefe de ministros de Gibraltar, Fabian Picardo. "Con mi consentimiento, nuestras agencias portuarias y de seguridad buscaron la asistencia de la Marina Real para llevar a cabo este operativo".

Una vocera de la primera ministra británica Theresa May respaldó la decisión de Gibraltar, aunque el incidente reflejó también las tensiones existentes dentro de Europa, entre Gran Bretaña y España.

El canciller español, Josep Borrell, que esta semana fue designado jefe de la diplomacia europea, dijo que su país está evaluando las implicaciones de la operación porque considera que la detención tuvo lugar en aguas españolas.

Agregó que la acción fue llevada a cabo a pedido de Estados Unidos y que puede elevar estas tensiones históricas.

Agencias Reuters y AFP

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.