La diáspora iraquí condenó los ataques