Cuando faltan cuatro días para las elecciones en Italia. La economía, el desafío del sucesor de Prodi