La economía será eje de un discurso clave de Bush

Hablará hoy ante el Congreso
Hablará hoy ante el Congreso
(0)
29 de enero de 2002  

WASHINGTON.- El presidente George W. Bush pronunciará hoy uno de los discursos políticos más importantes de sus más de 12 meses en el poder ante las dos cámaras del Congreso, y en él intentará convencer a los estadounidenses de su capacidad para luchar contra la recesión como lo hizo en la guerra contra el terrorismo.

A diez meses de las cruciales elecciones legislativas, y con el país en recesión y el presupuesto en déficit por primera vez en cinco años, Bush usaría el discurso sobre el "Estado de la Unión", para insistir en su misión: eliminar el terrorismo en el mundo, reanimar la economía y mejorar la seguridad interna."Esperamos poder tener éxito con los tres", declaró Karen Hughes, asesora personal del presidente.

En el tradicional discurso donde cada año el jefe del Ejecutivo hace un balance sobre la situación del país y da una orientación para el futuro, Bush pedirá el mayor incremento del presupuesto militar en 20 años, más recortes de impuestos y la aprobación de su plan energético.

El fantasma que enfrenta, tras un año en el cargo, es demostrar que aprendió la lección de su padre, George Bush, quien ganó una guerra -la del Golfo, en 1991-, pero perdió su reelección a causa de la economía.

La tercera intervención de Bush ante las dos cámaras del Congreso, luego de su discurso sobre el Estado de la Unión en febrero pasado y el del 20 de septiembre tras los atentados terroristas, estará rodeada por la primera ola de críticas. En las últimas semanas, la Casa Blanca ha estado en la mira por el escándalo de la quiebra de la empresa energética Enron y es posible que enfrente una demanda judicial del Congreso para forzarla a que divulgue la lista de ejecutivos con los que tuvo reuniones para elaborar el plan energético.

Además, los demócratas están incrementando sus críticas respecto de la marcha de la economía, que está en recesión por primera vez en más de diez años y que Bush pretende enderezar con más recortes de impuestos.

A pesar de todo, las expectativas de Bush son grandes. En la cima de la popularidad, con una campaña militar exitosa en Afganistán y un prestigio ligado a su conducción en la guerra, el discurso también estará centrado en explicar cuál es el próximo paso en la lucha contra el terrorismo.

Pero a cinco meses de los ataques las prioridades de la población parecen haber cambiado y ahora la situación económica interesa más que la guerra. Un reciente sondeo mostró que pese a que la popularidad de Bush se mantiene alta (85%), la recesión y la economía son ahora la principal fuente de preocupación.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.