La epidemia derrumba las bolsas y China apunta a EE.UU.

Las calles vaciasde la ciudad de Wuhan, donde se originó el virus
Las calles vaciasde la ciudad de Wuhan, donde se originó el virus Fuente: Reuters
Las plazas chinas sufrieron su mayor caída en cinco años tras diez días sin operar; el régimen comunista acusa a Washington de querer generar pánico con la enfermedad
(0)
4 de febrero de 2020  

SHANGHÁI.- En el reinicio de las operaciones tras diez días cerrados por las extendidas vacaciones de Año Nuevo, los mercados chinos marcaron ayer su caída más importante en cinco años: se hundieron cerca de un 8% a causa del temor que generó el impacto económico del brote de coronavirus.

Las bolsas de Shanghái y Shenzhen estaban cerradas por las vacaciones del Año Nuevo chino desde el 24 de enero, un día después de que se decidiera aislar la ciudad de Wuhan, epicentro de la epidemia.

La tendencia a la baja ya se empezaba a percibir en los mercados globales, que manifestaban su preocupación por las consecuencias de la enfermedad sobre el crecimiento en China, la segunda economía mundial, donde la actividad continúa paralizada desde que apareció la infección.

En este contexto, la Bolsa de Shanghái cerró ayer con una caída del 7,72% ,que tocó los 2746,61 puntos, mientras que la de Shenzhen, la segunda en importancia de China continental, perdió sobre el cierre de la jornada un 8,41%, hasta 1609 puntos.

"El pánico de los inversores se propagó a todos los valores y dominará el mercado a corto plazo", sostuvo Yang Delong, economista del fondo de inversiones First Seafront. Casi 3500 valores de bolsa cayeron un 10%, el umbral a partir del cual los intercambios quedan automáticamente suspendidos, según datos de la agencia Bloomberg.

Por otra parte, la moneda china cayó un 1,5% y se ubicó por debajo el umbral simbólico de siete yuanes por dólar, mientras que las cotizaciones de mineral de hierro, cobre o petróleo quedaron suspendidas porque cayeron por encima del máximo autorizado.

Los mercados chinos tenían previsto retomar la actividad nuevamente el viernes, pero el gobierno chino prorrogó las vacaciones de Año Nuevo durante tres días más para intentar evitar los viajes de millones de personas y contener el virus.

Para mitigar el impacto, el banco central chino anunció anteayer que depositaría 1200 millones de yuanes (175.000 millones de dólares) en el sistema financiero, su mayor inyección de liquidez en los mercados financieros desde 2004. Además, rebajó un 2,4% (frente al 2,5% anterior) la tasa que aplica a los bancos comerciales para los préstamos a corto plazo.

Esta medida permitiría "aliviar la presión sobre los bancos", ya que reduciría sus costos de financiación, consideró Julian Evans-Pritchard, de la consultora Capital Economics. Sin embargo, "esta caída es demasiado marginal para frenar sustancialmente los daños a la actividad económica", describió el analista.

En tanto, las medidas para limitar la propagación del virus, como la suspensión de conexiones ferroviarias o el cierre de empresas y fábricas, continúan y dejan paralizados a varios sectores de la economía de China.

En la Bolsa de Shanghái, las acciones de Foxconn Industrial Internet, que forma parte del gigante taiwanés de la electrónica Foxconn, se hundieron ayer un 10%. Foxconn, un proveedor clave para Apple, anunció que no volvería a poner en marcha sus plantas en China hasta mediados de febrero.

Por su parte, Kweichow Moutai, el productor del alcohol blanco "baijiu" que suele regalarse en China durante el Año Nuevo, cedió 4,64%.

Las acciones de la agencia de viajes CITS así como las de las compañías aéreas China Southern y China Eastern cayeron un 10%, en un contexto en el que el gobierno chino canceló los viajes en grupo y muchas conexiones entre China y el resto del mundo.

El consumo también se encuentra gravemente afectado a raíz de los comercios y restaurantes cerrados en el país.

El impacto financiero repercutió en todos los sectores, menos en el de los fabricantes de material médico, como los barbijos. De hecho, algunas compañías ganaron más de un 10%.

Tensión con EE.UU

En este escenario, China acusó a Estados Unidos de alentar el pánico con restricciones a los viajes y evacuaciones en lugar de ofrecer ayuda, en el momento en que los vínculos entre los dos países comenzaban a recuperarse tras la guerra comercial.

"Todo lo que han hecho solo podría crear y propagar el miedo, lo cual es un mal ejemplo", dijo Hua Chunyin, vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Además, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, insistió en que las prohibiciones de viaje y comercio son innecesarias. Por eso, el delegado chino dijo que la comunidad internacional debe tratar el brote de forma objetiva, justa, y "no crear pánico deliberadamente".

En tanto, detalló que China mantendrá una "actitud responsable" hacia la salud de sus ciudadanos, a través de la implementación rigurosa de medidas de control, con el objetivo de detener la expansión del virus.

Agencias AFP y Reuters

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.